Dolor

Ayudas TRECAV

Programa para el Manejo del Dolor Crónico

¿Que es?

Cuando el dolor deja de ser un síntoma para convertirse en la enfermedad misma, se desarrollan dificultades para funcionar en la vida cotidiana o se experimentan afectaciones de órden psicológico como la ansiedad y la depresión que minan la calidad de vida afectando no sólo a quién lo padece sino a su familia.

El programa TRECAV para el Manejo del Dolor Crónico, es una experiencia grupal dirigido a personas que experimentan dolor persistente.

Es un espacio para compartir en un ambiente cálido y seguro sus experiencias en torno al reto físico del dolor y aprender a desarrollar una vida más plena y una mejor calidad de vida con actitud de amor y compasión hacia sí mismos y hacia los demás.

¿Por qué aparece el dolor crónico?

Este curso gratuito online va a enseñarte un abordaje basado en la evidencia científica para reducir los síntomas y ayudarte a recuperar la vida que deseas vivir.

Ver diapositivas

Tomado de retrainpain.org

Tips para el manejo del Dolor



Aprendizajes Básicos

Adaptado de la American Chronic Pain Association

Aprende más

Diez pasos para pasar de paciente a persona

Adaptado de la American Chronic Pain Association

Aprende más

Estrategias de afrontamiento

Adaptado de la American Chronic Pain Association

Aprende más

Derechos básicos

Adaptado de la American Chronic Pain Association

Aprende más

El carro con las 4 llantas pinchadas

Adaptado de la American Chronic Pain Association

Aprende más

Enlaces Recomendados



Optimismo Inteligente



Lección de Psicología Positiva



Vídeo explicativo sobre Dolor Crónico



Rebélate contra el dolor crónico

Relajación y Meditación

La Importancia de la Relajación

Aunque la ansiedad, el temor, el estrés y el malestar emocional no siempre causan dolor, cuando estas emociones permanecen sin control durante mucho tiempo, pueden aumentar mucho la señal de dolor y /o reducir demasiado la tolerancia a éste.

Cuando la persona se estresa y se asusta pensando que el dolor permanecerá en su vida fuera de control, la señal se incrementa, es menos tolerable y más difícil de manejar. Aprender a calmar el sistema nervioso mediante la relajación. Verás como reduce o elimina el efecto de amplificación que causan la ansiedad y el estrés.

Hemos escogido para ti algunos enlaces de audio con ejercicios de relajación cortos y muy fáciles de hacer. Te sentirás mucho mejor.

¡Buen viaje!



Tres minutos amables

Escuchalo

Meditación de la respiración, 3 minutos



Técnicas para relajación y respiración



Técnicas para relajación y respiración

Tolerancia al Dolor

Adaptado de la American Chronic Pain Association

La tolerancia al dolor es la intensidad o la cantidad de dolor que una persona es capaz de soportar antes de quebrarse emocional o físicamente. La tolerancia es distinta del umbral o de la sensibilidad: el umbral de dolor significa el estímulo mínimo que lleva a una persona en particular a experimentar dolor. Es decir, hay quienes sienten dolor con sólo un leve pellizco mientras otros pueden tolerar una punción sin sentir dolor.

En todo ello juegan papel importante las imágenes mentales.

Imaginación guiada y curación

Una imagen mental puede ser definida como un pensamiento con cualidades sensoriales. Es algo que mentalmente vemos, olemos, saboreamos, sentimos o tocamos. Se forma antes de usar las palabras, porque está en el centro de lo que pensamos acerca de nosotros mismos, del mundo y las demás personas, lo que creemos merecer y qué tan motivados estamos para hacernos cargo de nosotros mismos.

Estas creencias, y las actitudes derivadas de ellas, ejercen una influencia poderosa al momento de enfermarnos, pues activan nuestros temores. Es así como nuestra manera de pensar ayudará a mejorar… o empeorar, y determinará si los tratamientos ofrecidos serán eficaces o no.

Por ello es tan importante aprender a guiar nuestra imaginación: será un método poderoso para controlar el dolor. Es lo que se llama imaginación guiada. Abarca una amplia variedad de técnicas mente-cuerpo, en las cuales el inconsciente es invitado a aparecer en forma de imágenes que se comunican con la mente consciente.

Imaginar tiene consecuencias físicas

En ausencia de estímulos sensoriales, todos los sistemas en el cuerpo responden a la imaginación como lo harían frente a una experiencia externa verdadera. Basta con imaginar que tienes en la mano un limón grande y jugoso, recién arrancado del árbol. Permite que esa imagen se forme en tu mente hasta que sientas el peso y el olor de la fruta.

Ahora, imagina que lo cortas en rodajas y das un mordisco a una. De inmediato sentirás la acidez del jugo en la boca, que satura cada papila gustativa, de manera que la lengua reaccionará pegándose del paladar y los labios se te fruncirán.

A medida que leías, fuiste capaz de imaginar vívidamente esa experiencia, que habrás tenido en la vida real; con solo imaginarlo habrás salivado. Ello se debe a que el sistema nervioso autónomo entiende fácilmente el lenguaje de la imaginación, y responde a ese estímulo.

De igual manera, las personas pueden obtener no solo alivio sintomático sino mejoría física real como resultado de tratamientos que trabajan sobre sus actitudes y creencias acerca de una realidad imaginada. La clave es: si al imaginar un limón salivas, ¿qué pasará si te ves a ti mismo como una persona sin esperanzas, víctima de un dolor que nunca desaparecerá? ¿No crees que esta imagen induce a los sistemas de curación del cuerpo a renunciar y dejar de luchar?

Imaginación, atención y preocupación

Algunas personas creen tener poca habilidad para crear imágenes mentales, pero todo el mundo puede tenerlas. De hecho, la manera más común como la gente usa la imaginación es mediante la preocupación; aquello por lo que nos preocupamos no está sucediendo en el mundo real sino en la mente. Nos intranquilizamos por cosas del pasado, que ya sucedieron y no hay manera de cambiar; o tememos el futuro, lo cual es una fantasía, pues no ha sucedido, y no sabemos si sucederá.

Las personas con dolor crónico se preocupan todo el tiempo, acerca de si su dolor nunca mejorará y terminarán incapacitados. Es un pensamiento que no tiene solución, pues gira en torno de algo que no pueden controlar: el futuro. Como resultado, la mente llega fácilmente a imaginar el peor dolor y se queda en este pensamiento todo el tiempo.

Es frecuente escuchar frases como “siento un elefante sentado sobre mi pecho”, “un hormiguero picándome en las piernas”, “un cuchillo caliente enterrado en mi rodilla todo el tiempo” o “un león arañándome la espalda”, y cosas por el estilo. Estas imágenes tan poderosas se vuelven familiares y regresan a la mente tan pronto como aparecen los primeros síntomas de dolor. Como tienden a preocuparse mucho por el dolor, la imagen crece y rápidamente se convierte en el principal foco de atención en sus vidas.

Las imágenes mentales negativas se convierten también en profecías cumplidas, dado que tienen el poder de crear su propia realidad dentro del cuerpo. Basta con recordar el ejemplo del limón imaginado, que de inmediato hace salivar. Las imágenes mentales negativas ejercen efectos fisiológicos profundos que pueden agravar la experiencia de sufrimiento e interferir con la habilidad natural del cuerpo para sanar.

El hábito de la imaginación negativa

A medida que pasa el tiempo, pensar acerca del dolor en su momento más agudo se vuelve hábito. A pesar de que los médicos y la familia aconsejen lo contrario, las personas con dolor crónico tienden a permanecer ansiosos todo el tiempo, sufriendo porque piensan que esa situación terrible volverá a ocurrir, irremediablemente.

Aunque no quisieran, muchos pacientes se sienten incapaces de dejar de pensar en el dolor en su peor momento, de la misma manera que creen no poder dejar de fumar o perder peso. La imaginación dolorosa negativa se vuelve su forma habitual de pensar.

La mejor forma de romper con ese viejo hábito

La respuesta es: aprender un nuevo hábito que sea incompatible con el viejo y reforzarlo todo el tiempo hasta que reemplace al anterior. En otras palabras, es detener el pensamiento constante acerca de que el dolor siempre será insoportable. Para lograrlo, se debe crear una nueva imagen del dolor, que sea incompatible con la anterior, y reforzarla dándole tanta atención como sea posible.

Equivale a crear una imagen mental del dolor en su mejor momento. Es decir, aquella ocasión en la que aun cuando el dolor sea muy fuerte, seas capaz de tolerarlo.

Trata de recordar un evento importante en el cual aunque el dolor estaba presente, no impidió que hicieras lo que querías o necesitabas hacer, y manejaste la situación a pesar de sentir mucho dolor. En la imagen incorpora todos los aspectos físicos, emocionales, sociales y espirituales de la experiencia y cuando se forme esa imagen del dolor en su mejor momento y sea clara, dibújala.

Escala de funcionalidad en la vida diaria

Esta escala te ayudará a identicar las áreas en las que tienes problemas, para que puedas explicarle a tu médico. En cada actividad, marca el número que representa qué tan difícil es para ti realizarla:

Si el dolor te limita en la vida diaria, puede ser útil para ti asistir al grupo de apoyo para personas con dolor crónico

Descargar

Adaptado de theacpa.org

Escala de Calidad de Vida

Una medida de la funcionalidad en la vida diaria

Esta escala te ayuda a identificar el impacto que tiene el dolor sobre tus actividades cotidianas. Te permite evaluar tu progreso a través del tiempo. Esta diseñada para medir tu nivel de actividad, tanto si trabajas fuera de casa como si no lo haces.

Descargar

Adaptado de theacpa.org